Exhibicionismo controlado

Me invita Luis, de “Desde el exilio” a desnudarme metáforicamente con uno de esos memes que inundan la red y en el que se pide que contemos ocho secretos inconfesables de nosotros mismos.

Uno, que es de natural tímido y poco dado al exhicionismo (aún detrás de la pantalla), intentará cumplir con tan distinguido invitante pero no creo que pueda escandalizar a nadie con mis confesiones (salvo que pase por aquí alguna marquesa, Alférez provisional o demás integrante de lo que hace treinta años se conocía como el “bunker”. Allá vamos, sin pensarlo y sobre la marcha:

1) En mi peregrinar ideológico he pasado por un intento de profundizar en la Doctrina Social de la Iglesia como manera de conciliar Capitalismo y Socialismo.

    Alego en mi defensa que tenía 16 años y un sacerdote persuasivo en clase de Religión de 3º de B.U.P.  Nos tocó el tema de la DSE y me regaló un ejemplar de la “Centesimus Annus” recién salida del horno papal. Cautivado por la posibilidad de hacer una política favorable a los humildes sin caer en el materialismo marxista que no me llamaba, devoré seguidamente “Rerum Novarum” de León XIII (la culpable de la plaga), “Sollicitudo Rei Socialis”, “Populorum Progressio” y “Quadragesimo Anno”.

     No me duró mucho la fiebre pero me hace gracia recordarlo por la frikada de pensar en un chaval de 16 años, borrachuzo, amante del Thrash Metal y devorador de encíclicas papales, a ver quien supera eso.

2) En mi adolescencia era un devorador de todo tipo de libros relacionados con la Segunda Guerra Mundial y me sentía fascinado por la iconografía totalitaria nazi y comunista (aún lo estoy, de hecho y creo que los libertarios tenemos mucho que aprender en este campo. Como ya he comentado en alguna ocasión estoy ansioso por contemplar el nacimiento del Gramsci libertario).

Esto me llevó a ser pillado in fraganti por un profesor cuando, orgulloso,  acabé de dibujar en la pizarra nada menos que el águila de la “Wehrmacht”, y al darme la vuelta tenía a toda la clase más al profesor mirando en silencio mi “obra”.

Hablamos de sexto de EGB, en un pueblo de catorce mil habitantes denominado en la comarca “el pequeño moscú”, imaginad la famita que gasto desde entonces por aquellos lares. Si me hubieran cogido representando la hoz y el martillo que solía dibujar con mucha frecuencia también, ahora sería un héroe 😉

3) También he coqueteado (sin organización alguna por medio, sólo como aventura intelectual) con la extrema izquierda y  devoré las “Obras escogidas” de Lenin publicadas por la Editorial Progreso de Moscú (con el aval científico del P.C.U.S. como reza en el interior de los tres tochazos), comprados en una librería de viejo de Granada a precio de saldo, en busca de inspiración para el tema táctico.

4) Después de toda esta deriva totalitaria y aprovechando las muchas horas que tenía para leer mientras hacía el papel de que preparaba la selectividad, la emprendí con dos libros que ya me cambiaron para siempre haciéndome plantearme las cosas de un modo radicalmente distinto a como lo hacía hasta ese momento.

   Dejé de pensar en como moldear el mundo para que fuera más justo desde la imposición estatal  para pasar a militar en el individualismo radical que nunca me ha abandonado y que es el factor principal de mi adscripción al credo libertario.

Esos libros fueron “La Sociedad abierta y sus enemigos” de Popper y “Camino de Servidumbre” de Hayek.

5) Empecé la carrera de Ciencias Políticas pero nunca la terminé debido, entre otros facotres, a mi poca capacidad para centrarme demasiado tiempo en una misma cosa y la decepción paulatina que me iba produciendo la morralla estatista que nos inyectaban en vena. No estoy hecho para diseñar políticas públicas, soy de los que piden a gritos de me dejen en paz y me borren de todos los colectivos a los que sin preguntarme me adscriben como naciones, clases sociales, patrias, iglesias o escuelas.

6) A pesar de oir lo que oigo en materia musical mi primer Lp comprado fue nada menos que el “Rock and Ríos” de Miguel Ríos, en 1983 a la tierna edad de diez años.

En momentos de borrachera aún suele pasar de vez en cuando por el reproductor y disfruto como un enano con ese y otros discos del rockero granadino.

7) Mi postura sobre la no regulación por parte del estado del tema drogas se debe, además de a la lógica repulsa de todo paternalismo y prohibición, a mi creencia en la posibilidad de un uso lúdico y controlado de las mismas amparado en la responsabilidad y soberanía del individuo.

8 ) Soy futbolero confeso y además madridista y me repelen las posturas culturetas sobre el tema que quieren hacer ver que sólo puede gustar a tipos zafios y embrutecidos.

Ahora paso el testigo a varios personajes aunque soy consciente de que es posible que no responda ninguno por el poco tiempo del que disponen todos ellos. De todas formas ahí va:

El eurocandidato Juanlu Miranda, el siempre ocupado y militante del radical-liberalismo David Ballota ,  el cántabro socialista sin partido Acamus y como benjamines del grupito el vallisoletano liberal y pepero (si ello es posible) Fonseca y el joven canditato del CDL a la alcaldía de Murcia Ramón Villaplana.

El Jueves y la censura

Al parecer, tras la polvareda levantada y tras una serena reflexión, la popular revista humorística ha decidido mostrarnos la que consideraron en primera instancia para portada de la pasada semana.

Se muestran sinceramente arrepentidos en caso de haber herido alguna susceptibilidad en la regia familia y anuncian propósito de enmienda en futuros lanzamientos.

He aquí la que debió haber salido y la que guiará su estilo en el futuro.

Actualizo para comentaros que en esta página podeis haceros con banners como el que he puesto yo y otros modelos diferentes de apoyo a la publicación y repulsa al intento de censura (porque la portada habrá sido la más vista de su historia, signo de lo arbitrarias y estúpidas que son las leyes represoras sobre información en la época de internet)

1574.png